¿RAPTO SECRETO O ARREBATAMIENTO DE LA IGLESIA?

Fabulas y caricaturas de intereses dominionistas

 

“Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” 1ª Tesalonicenses 4:17

En las últimas décadas, y con la proliferación de las redes sociales y de predicadores “influencer”, hemos estado presenciando un sinnúmero de ataques frontales a la doctrina del arrebatamiento pre-tribulacional de la iglesia, cuyos argumentos son presentados entre burlas y caricaturas, y con una base histórica sesgada intencionalmente a fin de persuadir a todos aquellos que solo tienen “comezón de oír”, y que se transforman en verdaderos vectores en la propagación del error. Estos son aquellos que no destinan tiempo ni seriedad al estudio sistemático de las doctrinas, sino que oyen y creen a todo “maestro” elocuente con miles de seguidores; son como aquellas “mujeres” de las cuales hablo Pablo, que siempre están aprendiendo, pero que nunca llegan al conocimiento de la verdad (2ª Timoteo 3:7).

Los detractores de la doctrina de la esperanza bienaventurada del arrebatamiento pre tribulacional de la iglesia, a la que irónicamente presentan como la doctrina del “rapto secreto”, afirman que no tiene base bíblica, ni en la historia de la iglesia, y que esta idea escatológica habría nacido recién en el siglo XIX con “la imaginación” del predicador británico Nelson Darby (1800 -1882), y posteriormente ratificada en la biblia anotada del estadounidense Cyrus Scofield (1843 – 1921). Otros señalan que todo habría partido desde los escritos del cura Jesuita Chileno Manuel Lacunza (1731 – 1801), o en la visión apocalíptica de una vidente carismática escocesa llamada Margaret Mac Donald (1815 – 1840). Pero la verdad, es que estos argumentos carecen de veracidad y coherencia al observar cada una de las personas citadas y su enseñanza; y cuanto más, cuando descubrimos que hubo antes del siglo XIX inclusive antes del siglo IV, creyentes que ya enseñaban que la iglesia de Cristo sería sacada previamente al período de la gran tribulación y juicio; además que mantenían un perspectiva expectante y de inminencia respecto a la segunda venida de Cristo. Nunca los creyentes de los primeros siglos estuvieron tan “aterrizados” como lo vemos en la actualidad.

Cada uno de los actuales detractores de la doctrina del arrebatamiento pre-tribulacional de la iglesia, repite fielmente (cual formato preestablecido) el mismo argumento (tal cual como un copy-paste), agregando un sello final diciendo que desde el apóstol Pablo, nadie más habló de esto en casi 1800 años de historia de la iglesia; lo que revela que el argumento de los detractores se basa principalmente en la “historia de la iglesia”, y no sobre la base exclusiva de la biblia. Esto es un craso error, porque la historia de la iglesia revela cambios y puntos de inflexión que pervirtieron las bases de la enseñanza apostólica, la cual era premilenial y sobre la base del inminente arrebatamiento. Hoy no es extraño encontrar a pastores, maestros y miembros de iglesias que antes creyeron en el arrebatamiento pre tribulacional de la iglesia, y que ahora ya no lo creen.

¿Rapto o arrebatamiento?

Los detractores de la doctrina del arrebatamiento pretribulacional de la iglesia, usan frecuente e irónicamente el título de “rapto secreto” a pesar de que ninguno de los predicadores serios de esta doctrina lo menciona así; lo que demuestra la idea de caricaturizar la enseñanza de que sí es posible fundamentar por la biblia que la iglesia será arrebatada antes del período de juicio que se ha de desatar en el mundo entero, y que también se describe como “gran tribulación” (Mateo 24:21)– “tiempo de angustia” (Jeremías 30:7)– “La hora de la prueba” (Apocalipsis 3:10) o “ira venidera”(1ª Tesalonicenses 1:10), y en un sentido teológico general: “el día del Señor”(1ª Tesalonicenses 5:2; 2ª Tesalonicenses 2:2)

Mas allá del análisis semántico, es importante reconocer que la palabra en español más ajustada al vocablo original griego es “arrebatamiento” (del griego Harpazo), que significa “quitado o sacado con fuerza y violencia”. Por su parte, la palabra “rapto” indiscutiblemente denota la idea delictual de “secuestrar violentamente o con engaño a alguien con el fin de cobrar el rescate”. Por lo tanto, nos creemos que las palabras rapto y arrebatamiento sean sinónimos; y menos, cuando se usa el título de “rapto secreto”.  Cristo no viene a “raptar” delictualmente a alguien que no le pertenece, sino que viene a “arrebatar” a su pueblo; a su iglesia que Él ganó con su propia sangre (Hechos 20:28).

Tiempo de burladores

“sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias, y diciendo: ¿Dónde está la promesa de su advenimiento? Porque desde el día en que los padres durmieron, todas las cosas permanecen, así como desde el principio de la creación” 2ª Pedro 3: 3-4

Es interesante considerar que la profecía bíblica nos advierte que otra de las características de los últimos tiempos, será la presencia de “burladores” o escarnecedores, es decir, aquellos que harán mofa y caricatura de la doctrina del advenimiento de Cristo. Y no solo aquellos que niegan la importancia de enseñar las doctrinas escatológicas, como Al Mohler y su triage teológico, sino que aquellos que abiertamente se burlan al presentar su legítima refutación de una doctrina que ellos no comparten, pero que además revela su propio desdén y altivez de espíritu.

El “predicador showmen” argentino Dante Gebel, niega la doctrina del arrebatamiento de la iglesia en medio de su stand up comedy, haciendo mofa del clásico himno “me voy con Él”, y diciendo que por mucho tiempo él esperó “ser arrebatado en un ovni volador”; y que los creyentes actuales “son como las ratas del titanic” . Este es un ejemplo de un burlador del último tiempo. (vea https://www.youtube.com/watch?v=B86Fevb-TFs)

Cuando ellos exponen su refutación, no trepidan en sonreír y ridiculizar a quienes enseñan y creen que Cristo arrebatará a la iglesia antes del tiempo del juicio que ha de caer sobre la tierra. Por ejemplo, dicen que algunos se apoyan para defender “el rapto secreto”, haciendo referencia a la película “Left Behind”(Dejados atrás) protagonizada por Nicolas Cage (2014), y ante lo cual, Paul Washer “remata” diciendo: “…lo único que han dejado atrás es la biblia”, dando a entender con esa frase, que cualquiera que crea que habrá un arrebatamiento pre tribulacional, es un individuo que no considera la biblia para basar su fe. Esto también es burlarse desmedidamente.

El afamado y extinto predicador estadounidense Robert Charles Sproul, refutando la doctrina del arrebatamiento pre tibulacional de la iglesia, en una de sus conferencias contaba que un día le había pedido a un famoso predicador que le mostrara un solo pasaje bíblico en donde se enseñe el rapto pre tribulacional, y Sproul afirma que aquel maestro le habría respondido que no había ningún texto en la biblia, y que él solo repetía lo que siempre escuchó en su iglesia.

Este relato nos hace pensar que aquel maestro no solo tenía descuidada su propia enseñanza basada en argumentos bíblicos, sino que, además, entendemos que Sproul estaba comunicando que la doctrina del rapto pre tribulacional sería creída y aceptada solo por tradición, por repetición y sin base bíblica. Porque no quiero pensar que ese relato de Sproul era ficticio y usado solo como un burdo y falaz argumento ante cientos o miles de oidores; ni que la persona a quien Sproul le habría preguntado, era un recién convertido o neófito. Tampoco creo que esa respuesta haya venido de predicadores como J. Mac Arthur, C. Ryrie, J. Pentecost, etc.

Sobre ese mismo argumento, quizás sería justo haberle solicitado a Sproul, que muestre un solo texto bíblico que fundamente el bautismo de infantes que él defendió hasta su muerte. De hecho, él mismo dijo de modo honesto: “Algo que dejó claro John Mac Arthur en su conferencia, es que en el nuevo testamento no hay mandamiento explícito o mención explícita del bautismo de infantes, y yo estoy de acuerdo con él completamente (R.C. Sproul – Conferencia Nacional 1998 Ligonier Ministries) En conclusión, hasta los “grandes héroes” de la teología actual, caen en sus propias contradicciones de enseñanzas e interpretaciones.

El arrebatamiento pre tribulacional no tiene historia. ¿verdadero o falso?

Como se ha dicho, los detractores de esta doctrina bíblica dicen que no hay registro en la historia de la iglesia en 1800 años; que solo desde el siglo XIX habría comenzado esta doctrina de un “rapto secreto” y que nadie antes habló de esto. Me parece estar viendo la gran elocuencia con la “R” bien marcada, y con su mano en el bolsillo, la retórica del pastor dominicano Sugel Michelén cuando platea con mucha persuasión el asunto del arrebatamiento pre-tribulacional de modo bastante caricaturesco. Ante su imagen imponente y elocuente, pareciera dejar en claro que creer en el arrebatamiento pre- tribulacional es un absurdo. (Vea https://www.youtube.com/watch?v=dNJicrHtnBg

Como dato curioso, en la década de los ochenta, el predicador John Bray en su libro “El origen del rapto pretribulacional” ofreció pagar USD$ 500 a manera de reto, a cualquiera que pudiera demostrar que la enseñanza del “rapto pre tribulacional” se entregó antes del año 1812. Él aseguraba que nadie antes del año 1812 habló de esto, y que por 1800 años nadie enseñó tal doctrina (John L. Bray, The Origin of the Pre-Tribulation Rapture Teaching (Lakeland, Fla.: John L. Bray Ministries, 1980) 30-31

Obviamente, John Bray, tuvo que pagar esos USD $ 500 dólares, porque se le presentó evidencia de que, ya había hermanos antes del siglo XIX que habían escrito acerca del arrebatamiento pretribulacional. John Bray, tuvo que aceptar humildemente su error, y retiró de inmediato su oferta. Lamentablemente en la actualidad, la gran carencia de humildad en los ministros predicadores, no les permite reconocer su obstinación en su enseñanza, y reconocer la irrefutable doctrina del arrebatamiento pre tribulacional.

Revisemos algunos de los predicadores que antes del siglo XIX enseñaron el arrebatamiento pre tribulacional:

Morgan Edwards (1722 – 1792)

Pastor bautista británico que enseñó acerca del inminente arrebatamiento pre tribulacional de la iglesia.

John Gill (1697 – 1771)

Pastor bautista inglés predicador del arrebatamiento pre tribulacional. Respecto a su comentario sobre el pasaje de 1ª Tesalonicenses 4: 15-17, escribió: “El apóstol (Pablo) tiene algo nuevo y extraordinario que enseñar, concerniente a la venida de Cristo, la primera resurrección o la resurrección de los santos, la transformación de los santos vivos, y el arrebatamiento de ambos, los resucitados y los vivos en las nubes, para encontrarse con Cristo en el aire”. Gill hace una separación entre el arrebatamiento y la segunda venida de Cristo.

Joseph Mede (1586 – 1639)

Fue un erudito inglés que enseñó la doctrina diciendo: “…la resurrección de aquellos que durmieron en Cristo, y el rapto de aquellos que queden vivos junto con ellos en los aires…”

Efraín el Sirio (306-373 d.C.)

Fue diácono en Siria y posteriormente obispo en Nisibis (Turquía). Él fue un escritor prolífico y entre sus muchos escritos nos dejó uno que habla claramente acerca del arrebatamiento:

“Porque todos los santos y elegidos de Dios están reunidos antes de la Tribulación que ha de venir, y son llevados al Señor antes que vean la confusión que llenará al mundo.”

Victorino (270-304 d.C.)

Fue obispo de Pettau (Eslovenia), quien comentó sobre la epístola de 2ª a los tesalonicenses: “Esto sucederá en los últimos tiempos, cuando la Iglesia haya sido quitada de en medio.”

Cipriano de Cartago (200-258 d.C.)

Fue obispo y mártir. Es conocido por una serie de tratados que escribió sobre diversos temas. En su Tratado VII, verso 25, acerca de la mortalidad, nos habla acerca del arrebatamiento en el que la iglesia será librada de la Gran Tribulación:

“Nosotros que vemos que las cosas terribles han comenzado, y sabemos que las cosas aún más terribles son inminentes, podríamos considerar como la mayor ventaja el partir de ella lo antes posible. ¿No le das gracias a Dios?, ¿no se felicitan, que por una salida anticipada ustedes serán recogidos, y librados a partir de los naufragios y desastres inminentes? Saludemos el día asignado a cada uno a su propio hogar, que nos arrebata de aquí, y nos libera de las trampas del mundo y nos restaura al paraíso y el reino.”

Ireneo (130-202 d.C.)

Fue obispo en la ciudad de Lyon, y fue contemporáneo del apóstol Juan y discípulo de Policarpo, quien a su vez fue discípulo de Juan. Escribió 5 tomos “Contra las Herejías”.

En el Tomo V, 29.1 dice lo siguiente:

“… cuando al final de los siglos la Iglesia sea levantada, “habrá una tribulación como no la ha habido desde el principio ni la habrá” (Mt 24:21): pues en los últimos tiempos los justos deberán luchar, y los vencedores recibirán la incorrupción como corona”

Estos ejemplos nos permiten afirmar con suficiente argumento que la doctrina del arrebatamiento pre tribulacional de la iglesia, no es una doctrina que nace recién el siglo XIX, sino que tiene huella en fieles hermanos que la enseñaron a través de la historia. Y cuantos más que transitaron por los caminos anónimos, y no por las plataformas de la iglesia oficial. Toda fuente de esta información puede ser solicitada de manera individual a soloporgraciachile@gmail.com

La iglesia pre nicena y la inminente venida de Cristo

Se conoce como “iglesia pre nicena” a los creyentes que vivieron hasta antes del concilio de Nicea, celebrado el año 325 d.C., y presidido por el emperador Constantino el grande (208 – 337 d.C.)

Los cristianos pre nicenos tenían una fuerte convicción del inminente regreso del Señor Jesucristo, y su esperanza nunca estuvo en el establecimiento del reino aquí en la tierra, sino que vivían a luz del arrebatamiento de la iglesia. Ellos no esperaban ver muerte, ya que estaban convencidos de que El Señor vendría antes. Tal cual el apóstol Pablo lo enseñaba:

“Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron.   Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras” 1ª Tesalonicenses 4: 15-18

En el texto observamos dos frases de Pablo que nos revelan su enseñanza y perspectiva de inminencia ante la venida de Cristo. Él dice:

1.“…nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor”: La perspectiva y esperanza del apóstol Pablo era la de ser testigo de la venida de Cristo, por lo tanto, no esperaba la muerte, sino que el arrebatamiento inminente. En sus palabras se revela el concepto de “remanente” (los que habremos quedado) que no cruzará el umbral de la muerte antes de ser arrebatados por El Señor.

2.“…nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado”: Por segunda vez Pablo refuerza la misma idea de esperanza de gloria antes de morir. Y esta enseñanza fue la base de la esperanza de la iglesia de Jesucristo los primeros tres siglos.

Existen registros de que los creyentes posterior a la era apostólica, mantuvieron con fidelidad la perspectiva de la inminente venida de Cristo tal cual lo relata Pablo a la iglesia de Tesalónica. Revisemos algunos:

Clemente de Roma (35 – 97 d.C)

Su primera carta fue escrita el 96 ó 97 d.C, y fue dirigida a la Iglesia en Corinto. En la carta se halla la siguiente afirmación: “En verdad, pronto y repentinamente se cumplirá Su voluntad, como las Escrituras dan también testimonio, diciendo: «Rápidamente El vendrá, y no tardará», y: «El Señor vendrá repentinamente a Su templo, el Santo, a quien esperáis.» Fuente: The Basis of the Premillennial Faith, de Charles C. Ryrie

Bernabé (117-138)

La Epístola de Bernabé refleja una visión similar de la inminencia cuando afirma: “Porque está cerca el día en que todas las cosas perecerán con el maligno. El Señor está cerca y su recompensa.” Fuente: Epístola de Bernabé 21, Pre Nicenos 1:149.

Ignacio de Antioquía (98 -117)

Él escribió: “Los últimos tiempos han llegado sobre nosotros, por lo tanto, seamos de un espíritu reverente ante la paciencia de Dios, para que no despreciemos las riquezas de Su bondad y tolerancia” A Policarpo le dice: “Estate alerta, velando en el espíritu…sé cada vez más celoso de lo que eres”. Fuente: Epístola de Ignacio a los Efesios 11, Pre Nicenos 1:54

Un examen superficial de los cristianos pre-nicenos, revela que eran predominantemente premilenialistas y creyentes en la inminencia de la venida de Cristo.  Ejemplos claros en los escritos de Bernabé, Papías, Justino Mártir, Ireneo, Tertuliano, Hipólito, Cipriano y m Lactancio, hace que este entendimiento sea imposible de cuestionarlo (fuente: The Master’s Seminary Journal – James F. Stitzinger Associate Professor of Historical Theology)

La razón del arrebatamiento pre-tribulacional y las implicancias soteriológicas

El asunto del lugar en donde se posiciona el arrebatamiento de la iglesia en la línea de tiempo profético, no es un tema irrelevante como muchos enseñan hoy, sino que es de suma importancia, dada las implicaciones directas en la doctrina de la salvación (soteriología). Es decir, Ud. pone a la iglesia “pasando por el tiempo del juicio de Dios o “día del Señor”, y las bases de la salvación (específicamente el asunto penal de la justificación) solo por gracia por medio de la fe, se socava inmediatamente.  O enseñamos que ya somos salvos; perdonados, justificados y librados del juicio venidero y eterno de Dios; o seguimos los lineamientos de Roma, que insiste en salvación por obras, por perseverancia y por méritos. Esto si que es serio. El autor de hebreos advirtió solemnemente a quienes seguían argumentando que la salvación no solo era por Cristo, sino que por obras, sacramentos y meritocracia. (Lea hebreos 10: 26-29)

Con el objetivo de restar importancia a la doctrina del arrebatamiento pre tribulacional, predicadores actuales, enseñan que es una doctrina de tercer grado de importancia, por lo tanto, se debe olvidar desde los púlpitos; y es eso lo que justamente esta ocurriendo.

Por ejemplo, el Dr. Miguel Nuñez (pastor de la iglesia bautista internacional IBI de Republica Dominicana), que, aunque se declara partidario de la escatología pre-milenial y del arrebatamiento pre-tribulacional con la perspectiva de inminencia, no obstante, ha cedido en la vital importancia de estas doctrinas, argumentando que las tales no son relevantes al momento de predicar el evangelio y en la enseñanza de la iglesia. Él declaró: “…cuando se toma una doctrina que es de tercer grado y la coloco en el lugar de doctrinas de primera categoría, entonces termino en un legalismo. Tomemos el rapto de la Iglesia como ejemplo: que, si va a ser al principio, en el medio, o después del período de la tribulación, o incluso si va a ocurrir. Esta es una doctrina de tercer grado, y no forma parte de la columna vertebral de la fe cristiana” (Fuente: http://integridadysabiduria.org/errores-a-evitar-en-el-ejercicio-del-discernimiento-espiritual)

Esta declaración nos permite confirmar que el Dr. Núñez ha aceptado literalmente la enseñanza del Dr. Mohler respecto a categorizar las doctrinas bíblicas. Él llama “legalismo” poner en alto la enseñanza de la importancia de la escatología. Con toda la sinceridad que pueda tener el Dr. Núñez, creemos que, por sus declaraciones, está rotundamente equivocado al suscribir el “triage” teológico del Dr. Mohler.

El Dr. Nuñez declara que no es relevante el asunto de la ubicación en la línea de tiempo del arrebatamiento de la iglesia, incluyendo la osada frase: “o incluso si va a ocurrir…”.

Pero si observamos la biblia, despegándonos de la fuerte influencia neo calvinista, nos daremos cuenta de que el arrebatamiento de la iglesia debe ser ubicado necesariamente antes del período llamado “gran tribulación”. Es imprescindible descubrir el asunto de la penalidad del pecado que conlleva el tiempo de juicio durante el período del “día del Señor”.

La pregunta que debemos formularnos es: ¿la iglesia de Cristo debe pasar por un tiempo de juicio en donde los pecados puedan ser purgados mediante un castigo? O ¿La iglesia de Cristo debe pasar por un tiempo de juicio para demostrar que su fe es verdadera? La verdad que, para ambas preguntas, la respuesta es un categórico: NO. Ni es necesario purgar pecados, como tampoco es necesario demostrar a nadie que la fe es verdadera mediante la transición en un tiempo de castigo. De lo contrario, las implicancias soteriológicas serían graves, ya que tendríamos que consecuentemente decir que la salvación no está consumada en la cruz del Gólgota, y que, por lo tanto, la salvación sería por obras o meritocracia, tal cual algunos sostienen basándose en Mateo 24:13: “mas el que persevere hasta el fin, éste será salvo”. Por supuesto que aquí “la madeja” se enreda aún más “gracias” a la exegesis antojadiza de muchos que buscan llegar al cielo por méritos.

Como diría el profesor Ryrie: “bajar lo complejo a lo simple…”. Si la iglesia está compuesta de individuos; hombres y mujeres pecadores perdonados judicialmente de todos lo pecados:  pasados, presentes y futuros. Si los tales han sido hechos hijos de Dios mediante la regeneración y la adopción; y han pasado de muerte ha vida; y no vendrán a condenación. Si han sido sellados con el Espíritu Santo, y los nombres de cada uno han sido inscritos en el libro de la vida. Si han sido puestos a salvos en la potente mano del Creador desde la cual nada ni nadie los puede arrebatar, ni nadie les puede separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús.  ¿Qué sentido tiene entonces que la iglesia pase por un período de juicio? ¿Acaso hay penalidad pendiente para quienes están en Cristo?

He aquí algunas razones bíblicas de que la iglesia no puede pasar por un período de juicio llamado “gran tribulación”:

1.Porque Cristo dijo desde la cruz: “consumado es” (Juan 19:30). Esto significa que la obra de la redención fue consumada plena y eficazmente en la cruz. Sería un insulto a Dios y a la obra todo suficiente de Su Hijo nuestro Señor y Salvador Jesucristo, decir que todo creyente salvo por gracia por medio de la fe, deba purgar pecados o demostrar su fe mediante el tránsito por un tiempo de juicio. El Señor dijo:

“De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, más ha pasado de muerte a vida”. Juan 5: 24

La biblia es precisa en indicar el tiempo presente de la salvación. No dice < tendrá > ni menos < tendría > como sujeto al futuro o la condicionalidad de éste, sino que con clara certeza el texto señala: < tiene vida eterna > en un glorioso presente. Nada de lo que venga el futuro podrá alterar la seguridad que cada creyente goza en un sentido presente su salvación. Pablo decía: “Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” Romanos 8: 38-39

2.Porque la gran tribulación es un tiempo de juicio en donde Dios desata su ira. Pablo enseña que la ira de Dios esta sobre los inconversos (Romanos 1:18) y no sobre los creyentes (Romanos 5: 8-9; 1ª Tesalonicenses 1:10; 5:9). La ira de Dios es una manifestación del carácter justo de Dios que no pasará por alto el pecado, por lo tanto, es muy grave concebir la idea de que la iglesia deberá pasar por un período de juicio (ira de Dios). Eso es ir en contra de la enseñanza de nuestro Señor Jesucristo quien enseñó:

“El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rehúsa creer en el Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él” Juan 3:36

En este pasaje nuevamente vemos que el verbo “tener” en tiempo presente, declarara la seguridad del creyente en un sentido consumado; no es futuro ni condicional. Es certeza y seguridad absoluta. Sin embargo, para el NO creyente, la situación es grave y terrible: “la ira de Dios esta (permanece) sobre él”. Pero para los salvados en sentido presente, la ira de Dios ya no está, ni estará en el futuro, porque la obra de Cristo en la cruz aplacó de una vez y para siempre, en beneficio de los creyentes, toda manifestación de la justa indignación de Dios por causa del pecado. Esto se conoce como < propiciación > Estimado lector ¿le toma el peso a lo que significa enseñar (osadamente) que la iglesia va a pasar por un periodo en donde la ira de Dios se desatará como nunca en la tierra? ¿Acaso la obra de Cristo no logró propiciar (aplacar la ira de Dios) para quienes son salvos por gracia por medio de la fe?

3.Porque no hay ninguna penalidad pendiente para lo que están en Cristo. Debido a la esencia de elementos jurisprudenciales que lleva consigo la salvación, no podemos dejar de mencionar elementos tan marcados como lo es la implacable ley de Dios, la culpa o penalidad del pecado, el imputado y culpable (todo ser humano), los archivos y decretos (expedientes), el fiscal o acusador (el diablo), el Abogado defensor (Jesucristo), el Juez (Dios) y la sentencia (la condenación). En este escenario de tribunal, aparece un concepto que se llama “la pena del pecado”. Es el aspecto judicial del pecado. La biblia dice que todo ser humano es pecador (Romanos 3:23), y que la paga del pecado es la muerte (Romanos 6:23). Sin embargo, la buena noticia (evangelio) es que hay salvación eterna para los pecadores que creen al Hijo de Dios y descansan en la obra todo suficiente de la cruz. Pablo presenta con absoluta claridad esta bendita doctrina en muchos pasajes. Veamos solo 3:

“siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” Romanos 3:24

Aquí aparece la palabra “justificación” que no es si no, una declaración judicial de imputación de inocencia a aquel culpable, solo sobre la base de la obra de Cristo Jesús. Y todo mediante una muestra de gracia de Dios hacia el pecador (sin méritos – gratuitamente). En otras palabras, el pecador culpable es declarado inocente y justo por El Juez,  solo por gracia (gratuitamente).

“Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo” Romanos 5:1

Nuevamente el apóstol usa la palabra “justificación” para además incluir el estado de paz que los creyentes gozan para con Dios en tiempo presente. Es decir, esto significa que el pecador justificado o declarado justo, ya esta en paz o a cuentas con Dios. Acá ya nos podríamos preguntar ¿qué sentido tiene que un creyente perdonado, justificado y a cuentas con Dios; deba pasar por un período de juicio en donde se desatará toda la indignación y la ira de Dios? La verdad que eso no se sostiene en términos de soteriología bíblica.

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” Romanos 8:1

Este es un pasaje aún más categórico en cuanto a dejar en evidencia de que todo creyente en Cristo Jesús no tiene ninguna penalidad ni causa judicial pendiente, como para tener la necesidad de purgar pecados o demostrar su fe durante un período de prueba y de juicio llamado “gran tribulación”.

Pablo comienza con un “ahora, pues”; sea que lo lea en griego o en español, Ud. se dará cuenta que significa “en tiempo presente”; no es para mañana, en el futuro inmediato, lejano o condicional. Es ¡ahora! El texto agrega “ninguna”, es decir, no hay ni tan solo una penalidad o juicio pendiente para lo que gozan de estar posicionalmente en Cristo Jesús. Permítame hacerle una pregunta: ¿Ud. esta en Cristo? Si su respuesta es SÍ, entonces permítame decirle que la biblia enseña que Ud. ahora mismo no tiene ninguna penalidad pendiente; ninguna causa judicial abierta que le pueda condenar. Pablo usa la palabra “condenación” que significa también “penalidad” por causa del pecado. Es el mismo Pablo quien dijo: “…perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz” Colosenses 2: 13-14

4.Porque la iglesia es la esposa de Cristo. El apóstol Pablo fue a quien se le reveló el misterio de la unión de Cristo y la iglesia como el gran matrimonio de todos los tiempos. La iglesia es presentada como la esposa de Cristo (Efesios 5:23-32). La iglesia fue “ganada” por la sangre de Cristo (Hechos 20:28) y la iglesia será librada (sacada fuera) de la hora de la prueba (Apocalipsis 3:10). ¿Podríamos imaginarnos tan solo un segundo en la esposa sufriendo en el día del juicio y de la ira de Dios, abandonada por su esposo que es Cristo?

Nuestro Señor vendrá a buscar a su esposa antes de que caiga el justo juicio de Dios a la tierra. Su sangre derramada en la cruz no fue en vano, como para dudar de que seremos arrebatados antes del día temible del Señor. Jesús dijo:

“Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis” Juan 14:3

Esta expresión “os tomaré a mi mismo” es la más pura revelación de que la iglesia que seria fundada por quienes oían estas palabras (los discípulos) serían el cuerpo de Cristo, tal cual, la biblia describe la unidad compuesta de un esposo y su esposa (Génesis 2:23-24; Efesios 5:30-32) Es decir, Cristo vendrá a buscar “la extensión de su propio cuerpo” que es la iglesia. Entonces ¿Qué sentido teológico tiene que la iglesia pase por el tiempo de castigo de la  ira de Dios?

Conclusión

Como hemos visto, el negar la doctrina del arrebatamiento pre-tribulacional, afecta directamente el núcleo del evangelio, ya que socava los pilares de la justificación y de toda la obra de Cristo realizada en la cruz. No es un tema menor y de segunda o tercera categoría como dicen los predicadores (perdón, doctores…) “sabios y entendidos” que hoy sientan a responder preguntas sobre la base de sus mentes racionales y académicas, y buscando los aplausos y firmando sus libros que impúdicamente venden.

Amados hermanos, hay mucho que agregar. Pero por el momento creo que es bastante información que ha de mantenernos ocupados en seguir indagando en este importantísimo tema. Cuidado con cualquiera que esté enseñando que no hay arrebatamiento, que no hay expectación o inminencia, o que la iglesia pasará por el periodo de juicio que Dios desatará a la humanidad durante la gran tribulación.

Que la gracia de nuestro Señor y Salvador Jesucristo nos de luz en este importante tema. Que así sea. Amén. Maranata.

PEL 01/ 2024

 

 

 

 

 

 

 

 

 


1 Comentario

Carlos · 12 de mayo de 2024 at 17:13

No leí de Clemente en su primera carta a los Corintios, Ignacio tampoco, Tertuliano, tampoco, no me burló eso lo hace un hipócrita, menos por 500 dólares acaso Dios es un juego! el infierno para ti a y a mi es un juego?
No es en silencio “con una trompeta”

El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con (trompeta) de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero.
1 Tesalonicenses 4:16

El aire no es la atmósfera de satanás, es obvio es la segunda venida del Señor no “tres”

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *