Cuando la doctrina no satisface

Siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad. 2ª Timoteo 3:7

Estamos en los tiempos peligrosos anunciados en detalle por la infalible Palabra de Dios; en donde no se soporta la sana doctrina, y la “gran comezón de oír”,  se transforma en una verdadera moda dentro de las iglesias, cuyas personas que asisten a sus congregaciones, no oyen ni aprenden, sino que buscan estimularse con cosas novedosas, sensacionalistas y emocionantes. La tan manipulada frase “sana doctrina”, que todas las iglesias reclaman tener, ya no significa nada, ante el avance impresionante de “cristianos” que migran de un lado a otro buscando un mensaje novedoso y satisfactorio.

El pasaje que encabeza esta reflexión nos habla de aquello. El contexto declara la característica de los hombres en el último tiempo. El relato que Pablo le hace a Timoteo comienza con un imperativo: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos” (2ª Timoteo 3: 1ª), y luego detalla cada una de las características de los hombres, y, por cierto, de la sociedad del tiempo final. Note que no hay ninguna alabanza, sino que, muy por el contrario, leemos dieciocho calificativos muy negativos, y que apuntan básicamente a aquellos que tendrán una aparente imagen religiosa (V5). Dice: “tendrán apariencia de piedad, pero negarán la eficacia de ella; a éstos evita” (2ª Timoteo 3:5).

Desde esos hombres religiosos y que aparentan ser verdaderos, cuyas características son reveladas en los versículos 2 al 4 (hombres amadores de sí mismos, avaros, vanagloriosos, soberbios, etc.), aparecen aquellos maestros que capturan la atención de las personas que no han querido ser discipuladas bajo la sana doctrina, sino buscando satisfacer el “prurito” de sus oídos, son cautivadas por falsos maestros “restauracionistas” de los últimos tiempos.  Es el resultado de personas que pueden llevar tiempo en sus propias iglesias, pero que no maduran, y siguen siendo niños fluctuantes; vulnerables ante cualquier viento de doctrina, tal cual lo enseña Pablo:

“para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error” (Efesios 4: 14)

En el texto menciona como aparentes víctimas de estos falsos profetas, unas tales “mujercillas cargadas de pecados, arrastradas por diversas concupiscencias” (V6). En lo particular, describe a mujeres guiadas solo por su mente natural y diversos deseos pecaminosos. La voluntad de ellas no es conocer la voluntad de Dios, sino que satisfacer los reclamos de sus emociones y sensualidad.

Se presume que estas eran mujeres solas; viudas, solteras o no sujetas a sus propios maridos ni a las directrices del liderazgo de sus congregaciones, por lo tanto, se transformaban en “presas” fáciles de la astucia de los engañadores. De ahí que Pablo siempre está advirtiendo sobre el buen comportamiento de las mujeres en una congregación, ya que la ruptura del orden que Dios ha establecido (vea 1ª Corintios 11: 3), trae letales consecuencias a la comunión y al sano desarrollo de una iglesia local. Pablo llama a las mujeres a que sean sumisas y ejemplos que profesen piedad (1ª Timoteo 2: 9-15). Se observa en el apóstol una preocupación y claras advertencias al mal comportamiento de las mujeres dentro de la iglesia local (1ª Corintios 14: 34-35; 1ª Timoteo 5: 11-15)

Pero lo medular de la narración de Pablo, es que dice que estas (mujercillas): “siempre están aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de la verdad” (V7). El termino original para “mujercillas” indica la idea diminutiva y despectiva de una “mujer tonta” (gr. gunaikarion), que por sus propias carnalidades se dejan arrastrar en los impulsos de sus emociones, y en consecuencia, caen cautivas en el error de los falsos maestros del último tiempo.

Estas “mujercillas” vienen a ser como una fiel representación de todos aquellos, a los que la doctrina literal y singular de las escrituras no les satisface. Estos son quienes siempre “están aprendiendo”, pero que nunca llegan al conocimiento de la verdad, porque el estímulo de su búsqueda es solo la emoción y el deseo de satisfacer la comezón de oír cosas nuevas. Sin duda que esto nos evoca lo que Pablo vio en la sociedad ateniense:

“Porque todos los atenienses y los extranjeros residentes allí, en ninguna otra cosa se interesaban sino en decir o en oír algo nuevo” Hechos 17:21

Hoy podemos observar una evidente y permanente insatisfacción en todo los ámbitos. En lo personal, he conocido personas que abrazan filosofías diametralmente distintas en un corto plazo; otros que pasan de la creación a la evolución, de la tierra esférica a la tierra plana; profesionales que se cambian de carrera, porque la anterior no les satisface, etc. Del mismo modo, cristianos que “descubrieron” que los viejos predicadores estaban equivocados; que no hay arrebatamiento de la iglesia; que la biblia no es infalible, que nada es absoluto, etc. Muchos de ellos viven leyendo, escuchando y aprendiendo, pero nunca llegan al conocimiento pleno de la verdad. ¿Será que la verdad es esquiva? ¿O será que son personas cuyas mentes naturales, las lleva a ser “presa fácil” de hombres que con astucia emplean las artimañas del error?

Persistir en las cosas aprendidas

Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido 2ª Timoteo 3:14

Es importante entender que la biblia no enseña nada nuevo, pero sí, profundiza en lo que ya está escrito. Y esta profundidad es insondable. La biblia es un manantial inagotable porque es La Palabra de Dios inerrante e infalible.

Sin embargo, hoy el conocimiento de muchos varía y fluctúa dinámicamente dependiendo del soplo de los vientos de apostasía; de ahí que muchos siempre están aprendiendo, pero nunca llegan al conocimiento de la verdad. Un día creen algo, pero al otro día lo niegan y abrazan una doctrina distinta, y a veces, diametralmente opuesta.

Pablo advierte a Timoteo, en el marco de los tiempos difíciles y peligrosos, a que persista en las cosas aprendidas, y a estar persuadido de eso, sabiendo de quien lo había aprendido, es decir, cada día (presente continuo) con el convencimiento de que la doctrina es una y solo una, siempre y cuando, no migremos como pájaros errantes a diversas “visiones” e interpretaciones, que muchas veces tuercen el sentido natural de los textos bíblicos. Pedro decía: “hay algunas (cosas) difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que, arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza.” 2ª Pedro 3:16-17

Por su parte, Pablo llama a los tesalonicenses: “…no os dejéis mover fácilmente de vuestro modo de pensar, ni os conturbéis, ni por espíritu, ni por palabra, ni por carta como si fuera nuestra” 2ª Tesalonicenses 2:2

Aquellos que, al igual que las “mujercillas” descritas por Pablo, no se satisfacen con la doctrina ni tienen convicciones fuertes e inmutables de nada, caen en la continua búsqueda errante de enseñanzas, y aunque siempre estén aprendiendo, nunca llegarán al conocimiento de la verdad.

Amados hermanos, el día de hoy estamos siendo “bombardeados” a través de las redes sociales por maestros, gurús e iluminados que han llegado con la presumida actitud de “restaurar” la doctrina, la cual (según ellos) habría sido mal enseñada por quienes nos precedieron. De este modo sugieren un “borrón y cuenta nueva” a todos aquellos que no se satisfacen ni se persuaden por la doctrina presentada por Cristo y ratificada por los apóstoles. Estos son los que siempre están aprendiendo, pero que nunca llegan al conocimiento de la verdad.

Que la gracia de nuestro Señor Jesucristo nos ayude a ser humildes para persistir y perseverar en la doctrina de los apóstoles (hechos 2:42), callar en lo que biblia no revela (Deuteronomio 29:29), y evitar caer en el camino errante y aventurero que muchos han emprendido. Que así sea. Amén. ¡Maranata!

PEL 02/2024


0 Comentarios

Deja una respuesta

Avatar placeholder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *