El Bautismo bíblico no es un sacramento de condicionalidad para ser salvos, sino que es una consecuencia de un creyente que quiere obedecer a Cristo identificándose con él públicamente, porque ya ha nacido de nuevo.

Fecha de Inicio: 2015-11-29  Fecha de Fin:2015-12-20

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.